Saltar al contenido

Descargar Libro Miguel Ruiz – Los 4 acuerdos

Miguel Ruiz - Los 4 acuerdos

Quizás oíste hablar del libro ‘Los cuatro acuerdos’, lo tengas leído o visto frases en las redes sociales. En cualquier caso, hallarás en él valiosas encargos para que la vida funcione mejor en todos sus ámbitos: familia, amigos, relaciones, trabajo, abundancia, salud y bienestar en general.

Miguel Ángel Ruiz (1952) es un escritor y orador mexicano de temas de espiritualidad, influenciado. Su obra más acreditada es ‘Los cuatro acuerdos’, y son basados en lo que Ruiz comunica como sabiduría tolteca, cultura precolombina que dominó el norte del altiplano mexicano entre los siglos X y XII. La edición única fue publicada en 1997 y ha vendido más de 4 millones de ejemplares.

El valor de los cuatro acuerdos

Obedece de dónde lo observes, los cuatro acuerdos se dicen de manera intensamente simple, y muy profunda a la vez. Esta doble mirada admite que la persona que está investigando respuestas a cualquiera de sus dilemas de la vida, las halle en lenguaje sencillo y ameno; y quien investigue profundizar, hallará varios niveles para seguir buceando.

¿Para qué logran ser ventajosos ‘Los cuatro acuerdos’ en la oficina?

Para comunicarte mejor, aprender a concebir a los demás, gestionar tus emociones, entrenarte en dominar tus impulsos y conseguir un superior nivel de excelencia laboral. ‘Los cuatro acuerdos’ son: sé impecable con tus palabras; no tomes nada como personal; no adivines ni supongas y concibe siempre lo superior que puedas.

Primer acuerdo: sé impecable con tus palabras

Las palabras crean estados de consciencia; y éstos, establecen tus pensamientos, que, a su vez, se declaran en los resultados. Más allá de tu idioma, cultura y experiencias, es el lenguaje que utilizas lo que accede tu manera de personificar el mundo. Tus ideas, anhelos, metas, propósitos; tus relaciones, vínculos y dones. Todo se declara a través de la palabra.

Como sabes, logran construir enormes sueños y favores para la Humanidad; o destruir con su carga de miedo, odio, frustración, enfado y opiniones mal intencionado. Esto figura que las palabras no son inocentes y están llenas de significado.

Segundo acuerdo: no arranques nada como personal

La generalidad de las personas toman que cada cosa que pasa está trazada para ellos: a favor o en contra. En los asuntos a favor no hay mayor dificultad: todo encaja. El asunto principia cuando la gente siente que todo lo que les pasa, ocurre, los hechos del mundo y de su entorno son en su contra.

Efectivamente: aparentemente el mundo principia a disparar munición gruesa sobre dicha persona. Sin apropiación, es el ego el que produce enojo, frustración, y un gran desgaste emocional al intentar combatir contra las opiniones y contextos del mundo que logran envenenar tu vida.

Todo parte de que el ego ambiciona darte aires de mayor categoría; por lo que, si te modelos excesivamente focalizado en la opinión de los demás, creas inconscientemente una cierta obediencia a la aquiescencia del otro. De esta forma existirás atrapado en esa emoción que vos mismo creaste. El apreciar el centro del mundo se llama de varias formas: egocentrismo, egoísmo, arrogancia. Son matices de la igual expresión cuando hacés y pensás que toda gira a tu cerca.

Tercer acuerdo: no adivines ni supongas

Otra fuente de malestar interior, emocionalidad extrema, ruina de tu autoestima y valor, y deterioro de tu poder personal es vivir formando suposiciones. ¿Cuántas veces has sucedido días, meses o años elucubrando asuntos que nada tenían que ver con la contexto de las cosas?

Todo esto ocurre porque presumes más de lo que te accedes vivir las experiencias para confirmarte tu percepción madura y sustentada. Conjeturar algo, en términos de poseer un pálpito o corazonada, no es el dificultad: el asunto es cuando crees que eso que conjeturas es verdadero, inclusive sin haberlo chequeado ni observado en perspectiva, ni cotejada averiguación alguna. Cuando conjeturas algo partís de una base incorrecta, porque de antemano asumís que tenés la verdad absoluta sobre algo. Es más: dejas de diferenciar qué es una presunción, hasta el punto de darlo por dispuesto como que es real.

Cuarto acuerdo: hace persistentemente lo máximo, lo superior que puedas

Cuando conversamos de «ser la mejor versión de uno mismo, figura que empezarás a vivir tu vida de una modo que posea sentido para vos, y que, a su vez, logres convertir tu entorno a partir de tus acciones. Este compromiso plantea que te muevas hacia el rasgo de la excelencia. Varias personas investigan la perfección en sí mismas y en el mundo: eso no existe. Por lo que sí logramos aspirar a ser excelentes.

Ser una persona excelente es más que ser impecable; figura expresar consecutivamente y en todos los aspectos de la vida tu mayor responsabilidad hacia la calidad total de tus pensamientos, palabras y acciones. Crear el máximo esfuerzo es salir de tu zona popular, para expandirte un poco más allá, nutriéndote de energía para conseguir un nivel superior de excelencia en todo lo que ejecutes.

Descargar Libro

Miguel Ruiz - Los 4 acuerdos
Miguel Ruiz – Los 4 acuerdos
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)