Saltar al contenido

Descargar Libro Sofía Macías – Piense y Hagase Rico

Sofía Macías - Piense y Hagase Rico

A pesar de que el libro «Piense y hágase rico» de Napoleon Hill posee más de 80 años, sus métodos y técnicas persiguen siendo efectivos hoy.

Cuando Napoleon Hill anunció el libro Piense y hágase rico, era uno de los malos años de la Gran Recesión. Ajustadamente ahí se reflexiona que empezó el auge de la literatura de superación personal, y gracias al boca a boca, la obra se reconcilió en un éxito instantáneo, vuelto a docenas de idiomas.

Probablemente el anhelo de varias personas es poseer mucho dinero; y quienes lo poseen dicen que se convierte varias veces en un gran dolor de cabeza. Sin incautación, tener riqueza es considerable más: es un estado mental que admite planificar los medios para adquirirla y llevar adelante esos pasos.

En el libro se expresa del secreto de cómo ganar dinero, un secreto que marcha con más éxito cuando uno lo descubre y surge de forma cierta, dice Hill. El autor se congregó con centenares de millonarios, varios de los que aceptaron que tenían hecho fortunas con el secreto de Carnegie.

El secreto es que todo beneficio, riqueza ganada posee su principio en una idea. Esto figura que los pensamientos que posees son cosas, y son útiles y remedian de verdad los problemas de otras personas, éstas serán dispuestas a pagar por ello. Por eso es significativo aceptar que todo lo que tu mente puede imaginar, es viable crearlo y lograrlo.

Napoleon Hill asevera que todo principia con una ferviente aspiración que se orienta a la acción a partir de una intención inicial muy preciso que consiente aprovechar las oportunidades cuando van surgiendo.

Los preceptos prácticas de Napoleon Hill

El deseo es el primer paso para formar riqueza

Adquiere ser palpitante, muestra que te conmueva y que te lleve a la acción. No es lo mismo suspirar ansiando que muestra pase, o imaginarlo, que moverte para lograr el resultado es totalmente desigual.

Tener una profunda convicción

Es este talante cercano a la fe ciega en uno mismo y en su potencial lo que te hará admitir que no tienes limitaciones, y que logras en tu mente juegue a tu favor. La fe, que deriva de esa convicción, es una de las emociones positivas que te auxiliarán dándole instrucciones a tu mente subconsciente en el que están las emociones y sentimientos. Del tipo de estímulo que le des a esta parte, va a ser el resultado. En la representación apropiada, la convicción y fe de qué sí es viable será devuelta por el subconsciente en carácter de planes, alternativas, personas y oportunidades para prosperar en tu camino de la riqueza. En este punto es significativo escribir tus metas y objetivos en positivo, y repetirlos en voz alta todos los días, para que se fijen en tu mente.

Ser exacto en la meta que se pretende obtener

El autor habla de que, cuando tengas asentado el deseo de poseer más riqueza, requieres hacer seis pasos prácticos. Veamos este ejemplo congruente con la riqueza económica: primero, establecer exactamente la cantidad de dinero que ambicionas lograr. Segundo: establecer qué darás a cambio de ese dinero. Tercero: formar un plazo en el que ambicionas tener ese dinero. Cuarto: dibujar un plan preciso de hábitos que te transportarán a alcanzarlo y abordar de inmediato, con disciplina y constancia. Quinto: escribir y firmar en papel cualquiera lo anterior que has decretado para ti.

Sumar conocimientos especializados.

No se logran sólo estudiando en la universidad, sino, esencialmente, colocando en práctica de inmediato lo que se aprende y alinearlo con el plan de acción que estás persiguiendo. Puedes adquirirlos con un mentor, con un coach con experiencia, escuelas, casas de estudio, bibliotecas y el leer persistentemente, películas, cursos, seminarios… todos los caminos son legítimos siempre que reúnas lo nuevo y lo transportes a la acción en forma práctica y concreta, es decir, no permanecer en la teoría.

Utiliza debidamente tu imaginación.

Dice Napoleon Hill en su libro que hay dos tipos de imaginación: la sintética y la creativa. La primera admite asociar conceptos ya asociados y, al hacer sinapsis con las conexiones neuronales, surgen nuevas combinaciones. La segunda es la que te consiente guiarte hacia lo nuevo con la inspiración que causa consecuencias innovadores. De inmediato, es forzoso pasar esas flamantes doctrinas a la acción para que no se duerman adentro tuyo.

Descargar Libro

Sofía Macías - Piense y Hagase Rico
Sofía Macías – Piense y Hagase Rico
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)